¿Quiénes somos?

Tampico-Madero-Cd. Victoria, Tamaulipas, Mexico
Centro Nacional de Capacitación y Educación para la Prevención, Tratamiento y Cuidado del VIH/Sida

¡Bienvenidos!

México


Espacio de Intercambio de Información, para Promover la Asistencia y Atención Médica en Instituciones de Salud y Asociaciones Civiles de Respuesta al Sida, con Marco de Lineamientos en Derechos Humanos.

Así como Promover, Difundir y Aplicar los Programas que las Instituciones Públicas y Privadas, Nacionales e Internacionales, y que Favorezca la Restitución, Atención y Tratamiento de las Personas con VIH/Sida.

Fortaleciendo así la Capacidad Médica Integral.

viernes, 1 de diciembre de 2017

En el Día Mundial del Sida, ONUSIDA Advierte que los Hombres tienen menos Probabilidades de Acceder al Tratamiento del VIH y Mayores de Morir de Enfermedades Relacionadas con el sida

OTTAWA/GINEBRA, 1º de Diciembre de 2017.

En el Día Mundial del Sida, ONUSIDA publicó un nuevo informe que revela una menor probabilidad de que los hombres se realicen la prueba de VIH y accedan a la terapia Antirretrovírica, y una probabilidad mayor de que mueran de enfermedades relacionadas con el sida.

El informe Blind spot (punto ciego) señala que a escala mundial menos de la mitad de los hombres que viven con el VIH se encuentran en tratamiento, en comparación con el 60% de las mujeres.

Los estudios muestran que los hombres son más propensos que las mujeres a comenzar el tratamiento tarde, a interrumpirlo, y a ser inaccesibles a la hora del seguimiento terapéutico.

«Abordar las desigualdades que ponen en riesgo a las mujeres y niñas de contraer el VIH se encuentra en el primer plano de la respuesta al sida», dijo Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA.

«Pero existe un área de dificultad en cuanto a los hombres: estos no están utilizando los servicios para prevenir el VIH o realizarse la prueba de VIH, ni están accediendo al tratamiento en la medida en la que lo están haciendo las mujeres».

En África subsahariana, los hombres y niños que viven con el VIH tienen un 20% menos de probabilidades de conocer su estado serológico y un 27% menos de acceder al tratamiento que las mujeres y niñas que viven con el VIH.

En KwaZulu-Natal, la provincia con la prevalencia del VIH más alta de Sudáfrica, solo uno de cada cuatro hombres de 20 a 24 años de edad que vivían con el VIH en 2015 sabían que tenían el virus.

En África occidental y central, una región que lucha por responder con eficacia al VIH, solo el 25% de los hombres que viven con el VIH están recibiendo el tratamiento.

Cuando las personas no están en tratamiento, es más probable que transmitan el VIH.

«Cuando los hombres tienen acceso a los servicios de prevención y tratamiento del VIH, el beneficio se triplica», dijo Sidibé.

«Estos se protegen, protegen a sus parejas sexuales, y también a sus familias».

El informe pone de relieve datos de África subsahariana que indican que el uso del preservativo durante las relaciones sexuales con una pareja no habitual es menor entre los hombres mayores, quienes también son más propensos a vivir con el VIH —el 50% de los hombres de 40 a 44 años y el 90% de los hombres de 55 a 59 años informaron no usar preservativo—.

Estos datos coinciden con estudios que muestran un ciclo de transmisión del VIH de los hombres mayores a las mujeres más jóvenes, y de las mujeres adultas a los hombres adultos de edad similar en lugares con una alta prevalencia del VIH.

El informe Blind spot también indica que la prevalencia del VIH es sistemáticamente mayor entre los hombres en los grupos de población clave.

Fuera de África oriental y meridional, el 60% de las nuevas infecciones por el VIH entre los adultos se producen entre los hombres.

El informe describe las dificultades notables que enfrentan los hombres de los grupos de población clave para acceder a los servicios para el VIH, entre ellas la discriminación, el hostigamiento y la negación de los servicios de salud.

Los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres son 24 veces más propensos a contraer el VIH que los hombres de la población general, y en más de dos docenas de países, la prevalencia del VIH entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres es del 15% o mayor. No obstante, estudios recientes sugieren que el uso del preservativo está disminuyendo en Australia, Europa y Estados Unidos de Norteamérica.

En Estados Unidos, por ejemplo, el porcentaje de hombres homosexuales seronegativos y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres que no usan preservativo durante el acto sexual aumentó del 35% al 41% entre 2011 y 2014.

«No podemos permitir que se instale la autocomplacencia», dijo Sidibé.

«Si esto sucede, el VIH cobrará fuerza y nuestras esperanzas de poner fin a la epidemia de sida en 2030 se harán trizas».

El informe Blind spot señala que cerca del 80% de los 11,8 millones de personas que se inyectan drogas son hombres, y que la prevalencia del VIH entre estas supera el 25% en varios países.

El uso del preservativo entre las personas que se inyectan drogas es bajo en casi todo el mundo, y el porcentaje de hombres que para hacerlo utilizaron material de inyección estéril durante la última inyección de drogas varía de país en país.

En Ucrania, por ejemplo, el porcentaje de hombres que se inyectan drogas que usaron una aguja estéril en la última inyección fue superior al 90%, mientras que en Estados Unidos, solo alrededor del 35% utilizó una aguja estéril.

En los establecimientos penitenciarios, donde el 90% de los presos son hombres, se estima que la prevalencia del VIH se encuentra entre el 3% y el 8%, aunque los preservativos y los servicios para la reducción de daños rara vez se encuentran disponibles para la población carcelaria.

Si bien las pruebas de VIH han podido llegar a las mujeres, especialmente las que usan los servicios prenatales, no se han podido encontrar los mismos puntos de acceso para los hombres, lo que limita la aceptación de las pruebas de VIH entre los hombres.

«El concepto de masculinidad tóxica y los estereotipos masculinos crean condiciones para que las prácticas sexuales más seguras, realizarse la prueba de VIH, y el acceso y cumplimiento del tratamiento —o incluso las conversaciones sobre sexualidad— sean un desafío para los hombres», dijo Sidibé.

«Pero los hombres tienen que hacerse cargo. Esta baladronada está costando vidas».

El informe expone la necesidad de invertir en los niños y las niñas a edad temprana, asegurándose de que estos tengan acceso a una educación sexual integral y adecuada para la edad, que aborde la igualdad de género y que se base en los derechos humanos, para crear relaciones sanas y promover conductas con propósitos saludables tanto para los niños como para las niñas.

El informe muestra que los hombres visitan los centros de atención sanitaria con menor frecuencia que las mujeres, se realizan menos controles de salud y reciben diagnósticos de enfermedades que pueden ser mortales en estadios más avanzados que las mujeres.

En Uganda, algunos hombres informaron que preferirían evitar saber su estado serológico y recibir el tratamiento que puede salvar vidas, pues asociaban el ser seropositivos al estigma de la castración.

Un estudio de Sudáfrica mostró que el 70% de los hombres que habían muerto de enfermedades relacionadas con el sida nunca habían buscado atención para el VIH.

El informe alienta a los programas de VIH a fomentar que los hombres usen los servicios sanitarios y a hacer que estos servicios sean accesibles con mayor facilidad para los hombres.

Esto incluye facilitar servicios de salud personalizados que comprendan más horas de atención, la utilización de farmacias para ofrecer a los hombres servicios sanitarios, llegar a ellos en sus lugares de trabajo y esparcimiento, incluidos los bares y clubes deportivos, y usar las nuevas tecnologías de comunicación, como las aplicaciones para teléfonos móviles.

También insta al logro de un ámbito legal y de políticas propicio, que aborde las barreras comunes al acceso a los servicios para el VIH, especialmente para los grupos de población clave, y que pueda adaptarse a las necesidades y realidades diversas de los hombres y niños.

El informe Blind spot señala que al posibilitar que los hombres permanezcan libres del VIH, se realicen las pruebas con regularidad y comiencen y permanezcan en tratamiento si son seropositivos, los beneficios no solo mejorarán los resultados de la salud masculina, sino que también contribuirán a reducir las nuevas infecciones por el VIH entre las mujeres y las niñas y a cambiar las costumbres de género dañinas.

Se estima que en 2016 (y en junio de 2017*):

*20,9 millones [18,4–21,7 millones] de personas estaban accediendo a la terapia Antirretrovírica

36,7 millones [30,8–42,9 millones] de personas en todo el mundo vivían con VIH

1,8 millones [1,6–2,1 millones] de personas contrajeron la infección por el VIH

1 millón [830 000–1,2 millones] de personas murieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida



Website ONUSIDA:

México: Boletín, Día Mundial del SIDA 2017

México tiene una prevalencia de VIH en la población de 15-49 años del 0.3 por ciento, lo que significa que 3 de cada mil personas vive con VIH en ese grupo de edad, la cual muestra una tendencia que estable.

De acuerdo con la tipología de Onusida, México tiene una epidemia concentrada, en la que existen poblaciones que son clave en la respuesta a la epidemia.

Las prevalencias de VIH en estas poblaciones clave son: hombres que tienen sexo con hombres (17.3%), personas que se inyectan de drogas (5.8%), mujeres trabajadoras sexuales (0.7%) y hombres trabajadores sexuales (24.1%), así como mujeres trans (15-20%).

Un estudio reciente en 7 zonas urbanas de México (Cancún, Quintana Roo; Mérida, Yucatán; Ciudad del Carmen, Campeche; Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Villahermosa, Tabasco, Oaxaca, Oaxaca y Puebla, Puebla), dio como resultado las siguientes prevalencias (muestrales) del VIH en poblaciones clave: hombres que tienen sexo con hombres (20.75%), mujeres trans (19.83%) y mujeres trabajadoras sexuales (1.21%).

Con el fin de contribuir al acceso efectivo y sin discriminación a los servicios de salud de las personas lésbico, gay, bisexual, transexual, trasvesti, transgénero e intersexual, así como las demás que integran la diversidad de expresiones sexuales no normativas; en el 2017, México elaboró un protocolo y guías de atención específicas que, establecen criterios orientadores y acciones a ser observadas en la prestación de servicios de atención médica, en los establecimientos que componen el Sistema Nacional de Salud (SNS).

En 1983 se reportó el primer caso de sida en México. Desde esa fecha, y hasta el 30 de junio de 2017, existe un registro acumulado de 260 mil 815 personas que se han infectado por el VIH o desarrollado el sida.

Sin embargo, sólo 144,223 personas se encontraban vivas, 100 mil 694 ya fallecieron y 15,898 se desconoce su status actual.


Website Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el sida (CENSIDA): https://www.gob.mx/censida

ONUSIDA: Poner Fin a la Epidemia de sida para 2030

ONUSIDA lidera el esfuerzo mundial por poner fin a la epidemia de sida como amenaza para la salud pública para 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Desde que se declararon los primeros casos de VIH hace más de 35 años, 78 millones de personas han contraído el VIH y 35 millones han muerto por enfermedades relacionadas con el sida.

Desde que se puso en marcha en 1996, ONUSIDA ha liderado e inspirado el liderazgo, la innovación y la colaboración a nivel mundial, nacional y local para conseguir acabar con el VIH definitivamente.

ONUSIDA resuelve problemas. Propicia que las personas que viven con el VIH, o afectadas por este, participen activamente de la toma de decisiones, y les da un papel fundamental en el diseño, puesta en marcha y seguimiento de la respuesta al sida.

Traza las rutas a seguir por los países y las comunidades para avanzar de acuerdo a la iniciativa de Acción acelerada para poner fin al sida, y aboga firmemente por que se eliminen las barreras legales y políticas en la respuesta al sida.

ONUSIDA proporciona las orientaciones estratégicas, la difusión, la coordinación y el apoyo técnico necesarios para catalizar y conectar a los líderes de los gobiernos, del sector privado y de las comunidades y para la prestación de servicios del VIH que salvan vidas.

Sin ONUSIDA no habría un plan estratégico para la respuesta al sida.

ONUSIDA produce información estratégica y análisis que ayudan a comprender mejor el estado de la epidemia de sida y los progresos logrados a nivel nacional, regional y mundial.

Dispone de la colección de datos del VIH sobre epidemiología, cobertura de los programas y financiación más extensa del mundo, y publica la información sobre la epidemia de VIH más acreditada y actualizada, la cual resulta fundamental para una respuesta eficaz al sida.

ONUSIDA consigue resultados gracias a los datos. No se ha presentado ni elaborado un solo informe, discurso o iniciativa política de importancia que no haya tenido en cuenta los datos recopilados y publicados por ONUSIDA.

ONUSIDA es todo un ejemplo para las reformas en las Naciones Unidas, y el único Programa Conjunto copatrocinado en todo el sistema de las Naciones Unidas.

Se vale de la experiencia y el saber hacer de 11 copatrocinadores del sistema de las Naciones Unidas, y es la única entidad de las Naciones Unidas que cuenta con representantes de la sociedad civil en su organismo directivo.

ONUSIDA ha contribuido a posicionar, definir y ampliar la respuesta al VIH como ninguna otra organización ha hecho, fomentando el diálogo e integrando a las comunidades que habían sido excluidas de la toma de decisiones.

Sin ONUSIDA, se habrían seguido ignorando los derechos humanos de las personas que viven con el VIH y la voz de la sociedad civil.

ONUSIDA ha transformado la política. ONUSIDA ha definido las políticas públicas sobre VIH a nivel mundial, regional y nacional.

Valiéndose de las pruebas, la experiencia y la concienciación, ha movilizado la inversión necesaria en aras de conseguir políticas nacionales sólidas, ha puesto en marcha sistemas sanitarios y comunitarios, ha establecido los marcos legales y ha fomentado que la opinión pública apoyara la creación de sociedades saludables y resistentes.

La Secretaría de ONUSIDA, con oficinas en 70 países, cuenta con un 70% de su personal trabajando sobre el terreno y con un presupuesto para 2018 de 140 millones de dólares.

El presupuesto del Programa Conjunto para 2018 es de US$ 242 millones.




Website ONUSIDA:

jueves, 23 de noviembre de 2017

Los Esfuerzos de San Francisco para Controlar el VIH Están dando Resultados Impresionantes

Desde el lanzamiento de su campaña "Llegar a cero" en 2010, la ciudad ha experimentado un rápido declive en nuevos diagnósticos, entre otras mejoras.

Al estar a la vanguardia de los esfuerzos de prevención y tratamiento del VIH, San Francisco ha visto numerosas medidas de su epidemia local mejorar dramáticamente desde el inicio de una campaña multifacética conocida como "Llegar a cero" en 2010, informa Healio.

Publicando sus hallazgos en Enfermedades Infecciosas Clínicas, investigadores locales analizaron la epidemia de San Francisco antes y después de la introducción de las intervenciones de Llegar a cero, que han incluido: proporcionar tratamiento contra el VIH independientemente del recuento de CD4 (comenzado en 2010); aumentar las tasas de pruebas del VIH y dirigirse mejor a las personas con alto riesgo de contraer el virus (2011); encontrar a aquellos que abandonaron la atención médica para el VIH y reintegrarlos en dicha atención (2011); proporcionar tratamiento antirretroviral (ARV) el día del diagnóstico de VIH (2012); ampliar el acceso a la profilaxis previa a la exposición (PrEP) y la profilaxis posterior a la exposición (PEP) (2013).

El número anual de diagnósticos de VIH en San Francisco disminuyó de 473 en 2009 a 329 en 2014.

(Recientemente, la ciudad informó que el 2016 registró un mínimo histórico de 223 diagnósticos, junto con disparidades raciales preocupantes dentro de las medidas clave de la epidemia).

La tasa de personas relacionadas con la atención médica relacionada con el VIH dentro de los tres meses posteriores al diagnóstico aumentó del 85.8 por ciento en 2009 al 91.8 por ciento en 2014.

Durante este período, la tasa de aquellos que comenzaron el tratamiento ARV dentro del año posterior al diagnóstico aumentó de 63.2 por ciento a 90.7 por ciento.

La tasa de aquellos que tuvieron un virus completamente suprimido dentro del año de su diagnóstico de VIH aumentó del 49.2 por ciento al 82.3 por ciento.

La proporción de aquellos a los que se les diagnosticó SIDA dentro de los tres meses posteriores al diagnóstico de VIH (lo que indica que es probable que se hayan hecho pruebas muy tarde en el curso de la infección) disminuyó del 26.9 por ciento al 16.4 por ciento.

Entre 2009 y 2014, el tiempo promedio entre el diagnóstico de VIH de un individuo y su inicio de tratamiento ARV disminuyó de nueve meses a solo un mes, mientras que el tiempo entre el diagnóstico y el logro de la supresión viral completa se redujo de 11 meses a tres meses.

Durante este período, la proporción de aquellos que permanecieron en la atención del VIH de seis a 12 meses después de estar vinculados a dicha atención se mantuvo estable en alrededor del 70 por ciento.

La proporción de aquellos que murieron dentro del año posterior al diagnóstico tampoco cambió significativamente, permaneciendo por debajo del 4 por ciento.




Website Healio:

Website Clinical Infectious Diseases:

Descargue las Diapositivas: ART como Prevención

Para Descargar el Material, Necesita Suscribirse
Suscripción Gratuita

1.-El manejo contemporáneo del VIH: la terapia antirretroviral como prevención.
Ayude a prevenir la infección del VIH en sus pacientes y sus parejas al aprender de los profesores expertos en este juego de diapositivas totalmente actualizado que refleja todas las recomendaciones más recientes.

Utilice estas diapositivas desbloqueadas en sus propias presentaciones, con datos clave y directrices que incluyen:

•Estrategias para HSH en alto riesgo de adquirir VIH.
•Toma de decisiones en parejas heterosexuales Serodiscordantes
•Trabajar con personas con uso de sustancias que están en riesgo de infección por VIH.


2.-ARTE bajo presión: comparación de regímenes en escenarios desafiantes.
¿Está preparado para enfrentar los desafíos de comenzar o administrar TAR en estos casos?

•Una mujer mayor con múltiples comorbilidades
•Un paciente masculino con enfermedad avanzada de VIH
•Una mujer joven en riesgo de no adherencia Sintonícese cuando los expertos revisen la última guía para optimizar los resultados cuando estos escenarios clínicos complicados requieren ART individualizado.

A continuación, descargue el conjunto deslizante correspondiente, modificable para usar con sus pacientes y colegas.


3.-El manejo contemporáneo del VIH: ventajas y desventajas del ARV potenciado.
La facultad de expertos revisa los datos actuales y las recomendaciones de las pautas que informan el uso óptimo de los regímenes de AR potenciados frente a los no potenciados.

Use estas diapositivas en sus propias presentaciones, con temas que incluyen:

•Ventajas y desventajas de los regímenes de TAR potenciados
•Tratamiento de primera línea para pacientes que requieren TAR antes de que los resultados de resistencia estén disponibles
•Consideraciones de cambio de ART para pacientes con problemas de adherencia, toxicidad en el régimen potenciado de IP potenciado
•Selección de ART para pacientes sin tratamiento con múltiples comorbilidades que desean un régimen de tableta única.


4.-Cobertura de conferencia independiente de CCO: impacto clínico de los nuevos datos de VIH de las conferencias de otoño de 2017.

Revise los datos nuevos e importantes de los estudios clínicos clave, seleccionados por docentes expertos, en este conjunto de diapositivas descargables que cubre 3 conferencias importantes sobre el otoño relacionadas con el VIH: IDWeek, el taller sobre comorbilidades y reacciones adversas a medicamentos y EACS.

Los temas clave incluyen:

•Nuevos diagnósticos de VIH e iniciación rápida de ART
•Ensayo clínico y datos del mundo real con los regímenes de TAR actuales
•Estudios de investigación en pacientes experimentados con mucho tratamiento
•Pronto se anticiparán nuevos regímenes de ART
•Evaluación y gestión del riesgo de comorbilidad
•Pautas de arte europeas y estadounidenses actualizadas.


Website Clinical Care Options (CCO):

Medios Tradicionales para Prevenir el Beneficio de la Enfermedad Cardíaca para las Personas con VIH

Las personas con VIH tienen hasta el doble de riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con la población general.

Las personas con VIH, que duplican el riesgo de Enfermedad Cardiovascular (ECV) en comparación con la población general, pueden mitigar este riesgo a través de medidas preventivas tradicionales, informa Healio.

Publicando sus hallazgos en Enfermedades Infecciosas Clínicas, los investigadores crearon un modelo para predecir la enfermedad CVD a lo largo del tiempo entre las personas con VIH.

Ellos basaron su modelo en 8.791 personas con VIH en la cohorte holandesa ATHENA.

Un total de 77.9 por ciento de la cohorte era hombre y 52.5 por ciento eran hombres que tienen sexo con hombres.

Su mediana de edad fue de 43.8 años.

Según el modelo, entre 2015 y 2030, la tasa anual de diagnóstico de ECV aumentaría en un 55 por ciento, mientras que los costos asociados aumentarían en un 36 por ciento.

Dejar de fumar evitaría un 13.1 por ciento estimado de los casos de ECV durante este período.

Intensificar la monitorización y el tratamiento de la presión arterial alta evitaría el 20 por ciento de los casos de ECV.

Diagnosticar y tratar el VIH antes evitaría solo el 0,8 por ciento de los casos de ECV, y evitar los regímenes antirretrovirales asociados con un mayor riesgo de ECV evitaría solo el 3,7 por ciento de estos casos.




Website Healio:

Website Clinical Infectious Disease:

La FDA Aprueba Juluca, el Primer Régimen de VIH de Dos Medicamentos

El régimen de tableta única contiene Tivicay (Dolutegravir) de ViiV y Edurant de Janssen (Rilpivirina).

Por primera vez, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) ha aprobado un régimen de tratamiento para el VIH que contiene solo dos antirretrovirales (ARV), en lugar de los tres o más medicamentos estándar.

Juluca (Dolutegravir / Rilpivirina), una combinación de medicamentos de ViiV Healthcare y Janssen, está aprobada como una nueva opción para personas con VIH que han sido suprimidas viralmente con su régimen actual de ARV durante al menos seis meses.

Además, las personas que consideren Juluca no deberían tener antecedentes de fracaso del tratamiento del VIH ni mutaciones virales conocidas asociadas con la resistencia a ninguno de los medicamentos del régimen.

Este régimen es una opción para aquellos que buscan evitar los inhibidores nucleósidos / nucleótidos de la transcriptasa inversa (NRTI).

El Dolutegravir de ViiV, que se vende individualmente con la marca Tivicay, es un inhibidor de la integrasa.

La Rilpivirina de Janssen, comercializada con el nombre comercial de Edurant, es un Inhibidor no Nucleósido de la transcriptasa inversa (ITINN). Tivicay, en particular, es muy apreciado porque se asocia con una baja tasa de aparición de resistencia a los medicamentos, también conocida como una alta barrera a la resistencia, entre los pacientes tratados con ARV.

La aprobación de la FDA se basa en dos ensayos clínicos idénticos, SWORD 1 y 2, que incluyeron a 1.024 personas con VIH que inicialmente recibían tratamiento antirretroviral exitoso.

Los hallazgos de estos estudios se informaron en febrero en la Conferencia de 2017 sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI) en Seattle.

Los participantes fueron aleatorizados para mantenerse en su régimen actual o cambiar a los componentes de Juluca.

Aquellos que tomaron el régimen de dos medicamentos tuvieron la misma tasa de supresión viral después de las 48 semanas (95 por ciento) que los que se mantuvieron en su régimen inicial.

En la semana 48, el 0.6 por ciento de aquellos en el grupo de dos medicamentos tenían una carga viral mayor de 50, lo que indicaba una falla virológica, en comparación con el 1.2 por ciento de los que se mantuvieron en su régimen original.

Los eventos adversos de salud más comunes entre los que tomaron Juluca fueron diarrea y dolor de cabeza, cada uno informado por el 2 por ciento de los participantes.

Menos medicamentos en un régimen de tratamiento de VIH deben deletrear menos toxicidad, al menos en teoría.

Las investigaciones futuras deberían indicar si el régimen de dos medicamentos confiere una ventaja de seguridad a largo plazo sobre los regímenes que incluyen tres o más antirretrovirales, en particular con respecto a la salud ósea y renal.



Website Food and Drug Administration (FDA):