¿Quiénes somos?

Tampico-Madero-Cd. Victoria, Tamaulipas, Mexico
Centro Nacional de Capacitación y Educación para la Prevención, Tratamiento y Cuidado del VIH/Sida

¡Bienvenidos!

México


Espacio de Intercambio de Información, para Promover la Asistencia y Atención Médica en Instituciones de Salud y Asociaciones Civiles de Respuesta al Sida, con Marco de Lineamientos en Derechos Humanos.

Así como Promover, Difundir y Aplicar los Programas que las Instituciones Públicas y Privadas, Nacionales e Internacionales, y que Favorezca la Restitución, Atención y Tratamiento de las Personas con VIH/Sida.

Fortaleciendo así la Capacidad Médica Integral.

lunes, 25 de abril de 2016

EASL 2016: Por el Acceso Universal a los Fármacos contra la Hepatitis C

Pacientes y activistas hacen un llamamiento a la reducción de los precios de los medicamentos y a permitir el desarrollo de versiones genéricas.

Personas infectadas por el virus de la hepatitis C (VHC) e integrantes de diversas asociaciones españolas e Internacionales llevaron a cabo una acción de protesta en el marco del Congreso Internacional del Hígado (EASL 2016), celebrado recientemente en la ciudad de Barcelona, en la que se criticaron los exorbitantes precios de los nuevos tratamientos frente al VHC y se hizo un llamamiento a la promoción de las versiones genéricas de dichos fármacos para garantizar que todas las personas que los necesite pueda acceder a ellos, con independencia del país en el que viva.

En palabras de Damián Caballero, de la Plataforma de Afectados por Hepatitis C, “los nuevos antivirales de acción directa curan a la práctica totalidad de las personas con hepatitis C, pero la codicia de Gilead evita el acceso universal a sus medicamentos.

Muchas personas siguen muriendo y ello se podría evitar. La compañía farmacéutica ha ganado ya mucho más dinero del invertido en el desarrollo de sus medicamentos”.

Esta opinión podría hacerse extensible al resto de compañías farmacéuticas que han desarrollado antivirales de acción directa frente al VHC, ya que ninguna de ellas ha establecido políticas de precios que garanticen el acceso global a sus fármacos.

Aun así también cabe poner el foco en los estados, ya que ninguno de ellos –ni tan solo aquellos en los que la necesidad de acceso a los fármacos es más acuciante– ha tenido la valentía de establecer licencias obligatorias para estos fármacos; esto es, el permiso que da un gobierno para producir un producto patentado sin el consentimiento del titular de la patente.

Emitir licencias obligatorias reduciría de inmediato el precio de los medicamentos, por tener que competir con su versión genérica.

Tras la salida al mercado de Sofosbuvir (Sovaldi®), Gilead estableció un programa de licencias voluntarias para permitir el acceso a versiones genéricas de Sofosbuvir en países de ingresos bajos que sumaban un total de 103 millones de personas con VHC.

Chloé Forette, de Médicos del Mundo, señaló que “finalmente esto nunca llegó a ser cierto.

Finalmente Gilead solo registró Sofosbuvir en 9 de los 101 países afectados por la licencia voluntaria y este paso es imprescindible para poder comercializar el fármaco.”

Según Tracy Swan, de Treatment Action Group, “el objetivo principal de las licencias voluntarias de Gilead era controlar el mercado para prevenir la competencia de medicamentos genéricos”.

Sofosbuvir salió al mercado estadounidense a un precio de 1.000 dólares por comprimido.

La combinación Sofosbuvir/Ledipasvir (Harvoni®) es aún más cara.

Aunque los precios varían según el país, en el caso de los de ingresos medios o bajos que no han entrado en el programa de licencias voluntarias, el acceso a Sofosbuvir es imposible.

Incluso en países de ingresos altos, el elevado precio de los antivirales de acción directa lleva a su racionamiento para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.

Así, por ejemplo, en España solo se proporciona a aquellas personas a partir del estadio F2 de la fibrosis hepática según la escala Metavir.

“Debido a que Sofosbuvir goza de una protección de la patente de 20 años, Gilead justificó el elevado precio de su fármaco afirmando que costaba menos que un trasplante hepático, que es hacia donde evolucionarían los pacientes tras ese prolongado periodo” manifestó Chloé Forette, a lo que añadió “hay que romper este tipo de monopolios ilegítimos, los precios fijados no tienen nada que ver con los costes de investigación y desarrollo”.

El mejor mecanismo para llegar a unos precios más sostenibles es la competencia de medicamentos genéricos, ya que acercan los precios al coste de producción.

De hecho, un póster presentado en el propio Congreso Internacional del Hígado arrojaba datos que iban en esa dirección.

Así, en el caso de Sofosbuvir, se estima que el coste de producción podría estar en torno a 1 dólar por comprimido (un coste que es mil veces inferior al precio de salida de Sovaldi® en EE UU).

Los estados cuentan con el mecanismo antes descrito de las licencias obligatorias, que pueden establecer si las consideran de importancia primordial para la salud pública.

Más de 150 millones de personas tienen infección crónica por VHC en el mundo y necesitan tratarla.

Algunos tienen ya cirrosis hepática y se encuentran en riesgo elevado de necesitar un trasplante o sufrir cáncer de hígado.

Cada año mueren unas 750.000 personas por causa del VHC. Un acceso universal a los antivirales de acción directa cambiaría por completo este escenario.

Fuente: TAG
Referencia: Hill A, Simmons B, Gotham D, Fortunak J. Significant reductions in costs of generic production of sofosbuvir and daclatasvir for treatment of hepatitis C. Poster SAT-114. International Liver Congress. Barcelona, 2016.



Website Treatment Action Group (TAG):