¿Quiénes somos?

Tampico-Madero-Cd. Victoria, Tamaulipas, Mexico
Centro Nacional de Capacitación y Educación para la Prevención, Tratamiento y Cuidado del VIH/Sida

¡Bienvenidos!

México


Espacio de Intercambio de Información, para Promover la Asistencia y Atención Médica en Instituciones de Salud y Asociaciones Civiles de Respuesta al Sida, con Marco de Lineamientos en Derechos Humanos.

Así como Promover, Difundir y Aplicar los Programas que las Instituciones Públicas y Privadas, Nacionales e Internacionales, y que Favorezca la Restitución, Atención y Tratamiento de las Personas con VIH/Sida.

Fortaleciendo así la Capacidad Médica Integral.

jueves, 13 de diciembre de 2012

AASLD 2012: La Terapia Convencional Contra el VHC Podría ser tan Eficaz como la Triple en Pacientes con Viremia Baja

Las personas jóvenes con enfermedad hepática avanzada son las que más se beneficiarían de la terapia triple.
 
Un estudio presentado en el 63 Encuentro Anual de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas [AASLD, en sus siglas en inglés], celebrado a mediados de noviembre en Boston (EE UU), ha concluido que determinados subgrupos de personas con el virus de la hepatitis C (VHC), de genotipo 1 y sin experiencia en tratamientos, podrían tener una elevada probabilidad de alcanzar la curación con el tratamiento convencional (formado por interferón pegilado y ribavirina), prescindiendo de la inclusión de telaprevir (Incivo®) o boceprevir (Victrelis®).
 
Un segundo estudio estableció que debería priorizarse el acceso de las personas jóvenes con enfermedad hepática avanzada a los tratamientos con telaprevir o boceprevir.
 
Cerca del 20% de las personas con VHC de genotipo 1 tienen cargas virales bajas (definidas como inferiores a 600.000 UI/mL).
 
Ante la falta de estudios prospectivos de distribución aleatoria que compararan la eficacia de la terapia triple (formada por interferón pegilado, ribavirina y telaprevir o boceprevir) con la de la terapia convencional en este tipo de pacientes, un equipo de investigadores estadounidenses decidió efectuar dicha comparación en personas con VHC de genotipo 1 (sin VIH u otras infecciones), sin experiencia en tratamientos y con cargas virales inferiores a 600.000 UI/mL.
 
Los 198 participantes incluidos fueron atendidos en dos centros médicos de Atlanta (EE UU).
 
En primer lugar, todos los participantes recibieron tratamiento convencional durante cuatro semanas, tras las cuales, en el caso de haber obtenido respuesta virológica rápida (RVR), fueron distribuidos aleatoriamente para recibir terapia basada en interferón pegilado, ribavirina y boceprevir durante 24 semanas o bien tratamiento con interferón pegilado y ribavirina el mismo período de tiempo.
 
De los 198 participantes, 101 alcanzaron RVR y, por lo tanto, fueron incluidos en uno de los dos grupos de estudio. No se observaron diferencias significativas en las características de las personas incluidas.
 
La edad media se situaba en alrededor de los 55 años y el índice de masa corporal (IMC) era elevado.
 
Dos tercios de los participantes eran hombres y el 33% tenían genotipo 1a del VHC (con peor pronóstico que el 1b).
 
Dos tercios de los voluntarios tenían el genotipo CC de la interleuquina 28B (favorable a la respuesta al tratamiento). El 20% presentaban enfermedad hepática avanzada (estadio F3/F4 según la escala Metavir).
 
Un tercio eran de etnia negra. La tasa de respuesta virológica sostenida a las doce semanas de terminar el tratamiento (RVS12) en el grupo con terapia triple fue similar a la registrada en el grupo con terapia convencional (90 y 89%, respectivamente).
 
Las tasas de recurrencia también fueron semejantes en ambos grupos (4 y 6%, respectivamente).
 
No se apreciaron diferencias al formar subgrupos en función de la etnia, el genotipo de la IL28B o el del VHC (1a o 1b).
 
A falta de los resultados a las 24 semanas de finalizar el tratamiento (momento en el que se calculan las tasas de respuesta virológica sostenida [RVS], sinónimo de curación), según lo observado en el presente análisis interino, el tratamiento convencional obtendría resultados equiparables en términos de eficacia a los de la terapia triple en personas con genotipo 1 (para el único que está indicado la terapia triple) y carga viral del VHC inferior a las 600.000 UI/mL.
 
Un segundo estudio, presentado en el mismo encuentro, buscó establecer un algoritmo que permitiera determinar qué grupos de personas con VHC deberían considerarse de acceso prioritario a la terapia triple.
 
Para ello, los investigadores establecieron un sistema para medir los hipotéticos años con buen estado de salud (entendidos como aquellos sin cirrosis descompensada, cáncer de hígado, o trasplante hepático) que se perderían al retrasar el inicio de la terapia triple un año en diversos grupos de pacientes.
Así pues, construyeron un modelo basado en datos de los estudios que llevaron a la aprobación de boceprevir y telaprevir, además de datos relativos a la progresión de la hepatitis C de estudios publicados con anterioridad.
 
Sobre la base de dicho modelo, los autores del estudio midieron el impacto del inicio retardado del tratamiento según el estadio de la enfermedad hepática de acuerdo con la escala Metavir, el genotipo de la IL28B, la edad y el sexo.
 
A tenor de los resultados del análisis llevado a cabo en el estudio, la ganancia de años con buen estado de salud al comparar el inicio inmediato de la terapia triple con el retraso de un año en el comienzo en una persona de 50 años con cirrosis, sería de 0,54 en el caso de no tener experiencia en tratamientos, de 0,71 en el caso de haber experimentado recurrencia tras un tratamiento convencional previo, de 0,51 años si había obtenido respuesta parcial y de 0,27 si había experimentado respuesta nula a una terapia convencional previa.
 
Globalmente, los factores asociados a un mayor aumento de años con buen estado de salud por iniciar la terapia triple de forma inmediata en vez de retrasarla un año fueron presentar enfermedad hepática avanzada y ser joven.
 
Por ello, dichos factores deberían tenerse en cuenta de cara a priorizar el acceso.
 
Tanto el contexto actual de crisis económica en España como el elevado precio de telaprevir y boceprevir dan especial relevancia a los resultados de los presentes estudios.
 
Ante los graves recortes del presupuesto sanitario, es importante que se optimicen los recursos, priorizando el acceso a aquellas personas que más pueden beneficiarse del uso de los nuevos tratamientos y, especialmente, a aquellas con mayor riesgo de experimentar descompensación de la hepatopatía o cáncer de hígado.
 
Sin embargo, en los últimos meses se ha observado que el acceso a boceprevir y telaprevir en algunas comunidades autónomas (sobre todo en Asturias, Baleares, Cantabria, Aragón, Canarias y Extremadura) es prácticamente imposible.
 
Este hecho ya no responde a políticas de optimización del gasto sanitario -dado que conlleva hospitalizaciones y trasplantes de hígado, muchísimo más caros que el tratamiento- y debería ser corregido tanto por motivos de salud pública (en los casos más graves es un asunto de vida o muerte) como económicos.
 
Fuente: HIVandHepatitis
Referencias: Pearlman B and Ehlebenet C. Hepatitis C virus (HCV) genotype 1 (G1) infection with low viral load (LVL) and rapid virologic response (RVR) to peginterferon and ribavirin (PEG/RBV) can be treated without a protease inhibitor (PI), irrespective of IL-28B status or patient ethnicity. 63rd Annual Meeting of the American Association for the Study of Liver Diseases (AASLD 2012).
 
Articulo:
 
Website HIVandHepatitis:
 
Website Annual Meeting of the American Association for the Study of Liver Diseases (AASLD 2012)