¿Quiénes somos?

Tampico-Madero-Cd. Victoria, Tamaulipas, Mexico
Centro Nacional de Capacitación y Educación para la Prevención, Tratamiento y Cuidado del VIH/Sida

¡Bienvenidos!

México


Espacio de Intercambio de Información, para Promover la Asistencia y Atención Médica en Instituciones de Salud y Asociaciones Civiles de Respuesta al Sida, con Marco de Lineamientos en Derechos Humanos.

Así como Promover, Difundir y Aplicar los Programas que las Instituciones Públicas y Privadas, Nacionales e Internacionales, y que Favorezca la Restitución, Atención y Tratamiento de las Personas con VIH/Sida.

Fortaleciendo así la Capacidad Médica Integral.

martes, 15 de enero de 2013

Metanfetaminas Incrementan Casos de VIH en Inglaterra: The Lancet

El uso de metanfetaminas y otras drogas en los clubes nocturnos de Londres y otras ciudades de Inglaterra ha provocado un aumento de nuevas infecciones de VIH, sobre todo en hombres que tienen sexo con hombres (HSH), reveló un reporte elaborado para la revista médica The Lancet.
 
La investigación realizada por Tony Kirby y Michelle Thornber-Dunwell señala que existe un aumento del consumo de la metanfetamina conocida como cristal en los clubes gays de Londres, los cuales son famosos por abrir las 24 horas los siete días de la semana.
 
Para los especialistas en salud, el uso de esta droga se da en todos los grupos poblacionales (lesbianas, HSH y parejas heterosexuales), sin embargo, ha sido entre el sector HSH donde se ha detectado un mayor consumo, principalmente en las fiestas sexuales organizadas después de acudir a los antros gays.
 
De acuerdo con el reporte titulado Prácticas de alto riesgo en uso de drogas afectan a comunidad gay en la “escena londinense”, se consumen drogas como éxtasis, cocaína, ketamina, butirolactonas, speed y un aumento considerable de cristal, una metanfetamina que es vista como de “uso duro” porque su efecto se prolonga varios días, en los cuales el individuo no duerme y mantiene un alto estado de euforia.
 
Debido a que el cristal puede inyectarse tras disolverse en agua, señala el reporte, una práctica común es compartir las jeringas en las fiestas sexuales, lo cual incrementa el riesgo de una nueva infección de VIH, de hepatitis C y algunas otras infecciones de transmisión sexual.
 
Cifras proporcionadas por la Clínica Dean, especializada en atención en VIH, integrante del Hospital de Chelsea y Westminster, indican que en 2011 se registraron 3 mil 10 nuevas infecciones en HSH en toda Inglaterra y mil 296 en Londres.
 
Los reportes de la Clínica CODE, un área de la Clínica Dean especializada en atención a usuarios de drogas con VIH, revelaron que en 2012, 80 por ciento de las personas que acudieron a solicitar servicios de salud eran consumidores de cristal y 70 por ciento admitió haber compartido jeringas.
Las cifras obtenidas en 2011 indicaban que sólo 30 por ciento consumía esta droga de “uso duro”.
 
En el caso de los HSH se observó que 75 por ciento aceptó consumir cristal antes de acudir a una fiesta de bareback o durante ella, con un promedio de cinco parejas sexuales.
 
Además, 75 por ciento sabía que eran VIH positivos y 60 por ciento no tomaba medicamento antirretroviral a pesar de conocer su estatus serológico.
 
El texto muestra que la mayoría de los consumidores de cristal sólo se preocupa por el VIH y no toman en cuenta las infecciones de hepatitis C, sífilis, gonorrea y clamidia.
 
Sobre la hepatitis, las estadísticas señalaron que 60 por ciento de los nuevos casos se registraron en personas que fuman o inhalan drogas, situación contraria a los patrones comunes, pues ordinariamente se registraban sólo en usuarios de drogas inyectables.
 
Además, la mayoría no son considerados adictos, sino usuarios con fines recreativos, pues no las consumen de manera cotidiana.
 
Los autores del informe indican que el consumo de esta droga se está “sexualizando” por lo que es necesario analizar más a fondo el problema para tener más información sobre el incremento de nuevas infecciones de VIH y hepatitis C en usuarios de drogas “recreativas”.
 
Articulo:
 
Articulo Original en pdf:
 
Articulo Amplio:
 
Website The Lancet: