¿Quiénes somos?

Tampico-Madero-Cd. Victoria, Tamaulipas, Mexico
Centro Nacional de Capacitación y Educación para la Prevención, Tratamiento y Cuidado del VIH/Sida

¡Bienvenidos!

México


Espacio de Intercambio de Información, para Promover la Asistencia y Atención Médica en Instituciones de Salud y Asociaciones Civiles de Respuesta al Sida, con Marco de Lineamientos en Derechos Humanos.

Así como Promover, Difundir y Aplicar los Programas que las Instituciones Públicas y Privadas, Nacionales e Internacionales, y que Favorezca la Restitución, Atención y Tratamiento de las Personas con VIH/Sida.

Fortaleciendo así la Capacidad Médica Integral.

domingo, 12 de junio de 2016

Un Estudio Relaciona la Lipodistrofia de la Presión Arterial Alta

La presión arterial alta es más común entre las personas con VIH que sus pares VIH negativos, un fenómeno tal vez impulsado por cambios en la composición de grasa corporal como resultado de los efectos secundarios de los antirretrovirales (ARV) primeros informes, Aidsmap.

La publicación de sus resultados en Clinical Infectious Diseases, los investigadores del estudio de cohortes AGEHIV en Ámsterdam llevaron a cabo un estudio transversal de 537 individuos VIH positivos y 517 y de concordancia controles VIH negativos, la realización de las primeras visitas con los participantes entre 2010 y 2012.

Los investigadores probaron la presión arterial en reposo de los participantes, la definición de la presión arterial alta, o hipertensión, como uno o una combinación de los siguientes: presión arterial sistólica de 140 o superior, la presión arterial diastólica de 90 o por encima o por el uso de medicación antihipertensiva.

Casi todos los participantes seropositivos estaban tomando antirretrovirales, y el 37 por ciento de ellos tenían antecedentes de tratamiento con Zerit (Estavudina o d4T), que está asociado con la lipodistrofia (cambios en la composición de la grasa corporal).

El grupo con VIH fue del 63 por ciento más propensos a tener presión arterial alta que las tasas de-los grupos de presión VIH-negativos respectivos en la sangre eran el 48,2 por ciento y 36,4 por ciento.

Después de ajustar los datos por edad, sexo, origen étnico, antecedentes familiares de hipertensión arterial, tabaquismo, consumo de alcohol, actividad física y el índice de masa corporal, los investigadores encontraron que las personas con VIH tenían un riesgo 65 por ciento de la presión arterial alta.

Después de ajustar los datos por edad, sexo, origen étnico, antecedentes familiares de hipertensión arterial, tabaquismo, consumo de alcohol, actividad física y el índice de masa corporal, los investigadores encontraron que las personas con VIH tenían un riesgo 65 por ciento de la presión arterial alta.

Sin embargo, después de ajustar los datos para la relación entre cintura y cadera, VIH eleva el riesgo de hipertensión por sólo el 29 por ciento, una diferencia que no fue estadísticamente significativa, lo que significa que podría haber ocurrido por casualidad.

Entre los participantes VIH-positivos, después de haber tomado Zerit se asoció independientemente con un aumento del riesgo del 54 por ciento de la hipertensión.

Después de ajustar los datos para la relación entre cintura y cadera y, por separado, para la circunferencia de la cadera, este aumento del riesgo era solamente un respectivo 30 por ciento y 40 por ciento; ninguno de estos aumentos de riesgo fue estadísticamente significativa.

Los investigadores concluyeron que sus "hallazgos sugieren que los cambios en la composición corporal que implican tanto la obesidad abdominal y [Zerit] inducida por la Lipoatrofia periférica [la pérdida de grasa en las extremidades] podría contribuir a la mayor prevalencia de la hipertensión en las personas con VIH".




Website Aidsmap:

Website Clinical Infectious Diseases: