¿Quiénes somos?

Tampico-Madero-Cd. Victoria, Tamaulipas, Mexico
Centro Nacional de Capacitación y Educación para la Prevención, Tratamiento y Cuidado del VIH/Sida

¡Bienvenidos!

México


Espacio de Intercambio de Información, para Promover la Asistencia y Atención Médica en Instituciones de Salud y Asociaciones Civiles de Respuesta al Sida, con Marco de Lineamientos en Derechos Humanos.

Así como Promover, Difundir y Aplicar los Programas que las Instituciones Públicas y Privadas, Nacionales e Internacionales, y que Favorezca la Restitución, Atención y Tratamiento de las Personas con VIH/Sida.

Fortaleciendo así la Capacidad Médica Integral.

martes, 7 de junio de 2016

Un Estudio Ofrece más Información sobre los Procesos que tienen Lugar Durante la Fase Aguda de la Infección por el VIH

Las intervenciones en esa fase aguda tienen un efecto sobre el posterior transcurso de la infección, e incluso podrían conducir a una cura funcional.

Durante la infección aguda por el VIH, la carga viral es elevada y esto contribuye de forma significativa a la transmisión del virus, por lo que disponer de información de todos los procesos que tienen lugar en esa fase resulta interesante para el desarrollo de estrategias destinadas a reducir la incidencia o alcanzar una cura funcional.

En este sentido, un equipo de investigadores de EE UU realizó el seguimiento de una cohorte de personas en situación de alto riesgo de infección, para comprobar su estado serológico y, en caso de adquirir el VIH, poder caracterizar la infección en su fase aguda.

Sus resultados fueron publicados en New England Journal of Medicine.

El estudio, denominado RV217, es el primero en caracterizar la evolución de los síntomas y signos de forma prospectiva en un gran número de personas, para lo que se inscribieron voluntarios del oriente africano y Tailandia en situación de alto riesgo de infección por el VIH.

A los participantes se les extrajo sangre dos veces a la semana para someterla a una prueba denominada NAT (siglas en inglés de prueba del ácido nucleico) para determinar de forma cualitativa la presencia de ARN del VIH.

Esta prueba es muy sensible y acorta los periodos de ventana. El RV217 (también conocido como Estudio de Cohorte de Captura Temprana del VIH, o ECHO en sus siglas en inglés) ha conseguido reunir muestras de las etapas más tempranas de la infección, que pueden compararse con las muestras tomadas antes de la infección.

En enero de 2016 había más de 2.000 personas inscritas y se habían registrado 112 casos de infección.

A los participantes se les proporciona Counselling sobre prevención y, en caso necesario, se les deriva para que reciban tratamiento.

Los autores pudieron detectar infecciones antes de que surgieran síntomas o incluso de que las personas desarrollaran una respuesta de anticuerpos y están trabajando para evaluar la relación entre el virus y la respuesta inmunitaria del huésped.

Los primeros acontecimientos durante la infección por el VIH también afectan al curso que tendrá la infección en cada persona (en ausencia de tratamiento).

Se sabe que la carga viral en sangre aumenta con rapidez durante la fase de infección aguda, para luego reducirse hasta alcanzar un punto de equilibrio.

La duración exacta de este proceso y el tipo de respuestas inmunitarias humanas implicadas en el control de la viremia no están muy bien definidas.

Los autores observaron la existencia de una correlación entre el pico de viremia (el valor máximo de la carga viral durante la fase aguda de la infección) y la carga viral de equilibrio.

Este último nivel influye en el riesgo de transmisión y el progreso de la infección a largo plazo.

El estudio evidenció que el punto de equilibrio se establece tras la resolución de la viremia aguda, entre 18 y 42 días después de la infección.

El RV217 también reveló que la presentación clínica de la infección fue menos sintomática de lo que se creía.

La duración de los síntomas fue más breve y el número de síntomas más leves de lo que se había informado anteriormente.

Según los autores, estos hallazgos sugieren que la mayor parte de estas personas no habrían acudido a una clínica por estos síntomas y, por tanto, no se habría identificado la infección aguda por el VIH.

Esto podría cambiar el modo en que debemos pensar sobre cómo identificar casos de infección aguda por el VIH. Las intervenciones durante la fase aguda pueden afectar al curso a largo plazo de la enfermedad.

El equipo de investigadores considera que el estudio demuestra que es posible identificar estos casos durante el breve periodo de infección aguda, pero no resulta viable aún a gran escala, ya que requiere del uso de técnicas de diagnóstico que actualmente aún resulta inviable utilizar de forma generalizada.

En cualquier caso, el estudio será utilizado también para poner a prueba nuevas intervenciones durante el periodo inmediatamente posterior a la infección, con el fin de intentar desarrollar nuevas estrategias de curación del VIH.

Referencia: Robb ML, Eller LA, Kibuuka H, et al. Prospective Study of Acute HIV-1 Infection in Adults in East Africa and Thailand. New England Journal of Medicine. May 18, 2016.



Website The New England Journal of Medicine: